13 de Diciembre de 1810, Hidalgo nombra al primer embajador del México Insurgente para Estados Unidos*

hidalgo-mural-mexico

 

 
En Guadalajara, Miguel Hidalgo e Ignacio Allende plantean la primera política internacional del movimiento de independencia al emitir un documento por el que nombran al primer embajador del México insurgente para Estados Unidos.[]Por tanto, y teniendo entera confianza y satisfacción en vos, D. Pascasio Ortiz de Letona, nuestro mariscal de campo, plenipotenciario y embajador de nuestro cuerpo cerca del supremo Congreso de Estados Unidos de América, hemos venido en elegiros y nombraros, dándoos todo nuestro poder y facultad en la más amplia forma que se requiere y sea necesaria, para que por Nos y representando nuestras propias personas y conforme a las instrucciones que os tenemos comunicadas, podáis tratar, ajustar y arreglar una alianza ofensiva y defensiva, tratados de comercio útil y lucroso para ambas naciones, y cuanto más convenga a nuestra mutua felicidad, accediendo y firmando cualesquiera artículos, pactos o convenios conducentes, a dicho fin; y nos comprometemos y prometemos en fe, palabra y nombre de la nación, que estaremos y pasaremos por cuanto tratéis, ajustéis y firméis, ratificándolo en especial forma; en fe de lo cual mandamos despachar la presente, firmada de nuestra manos, y refrendada por el infrascrito nuestro consejero y primer Secretario de Estado y de Despacho[…]”.

El botánico Pascasio Ortiz de Letona, originario de Guatemala, cuando se encamine a cumplir su misión, será hecho prisionero y, por los documentos, descubierto como representante de la revolución de Independencia. Cometerá suicidio antes de confesar el carácter de su encomienda.

Isidro Fabela, en el libro “Los Precursores de la Diplomacia Mexicana” refiere “que nuestros libertadores no tenían un concepto muy claro de lo que fuera la Diplomacia, y que entre todos ellos no había uno que estuviera al cabo de los formalismos usados en tales casos.[]Hidalgo no tuvo tampoco un hábil consejero que estuviera familiarizado con la política internacional, con la diplomacia ni con el formulismo protocolar de las cancillerías europeas, de donde resultó que la credencial de Letona, fuera un documento inadecuado y mal hecho[…].”

Después, Hidalgo nombrará a Bernardo Gutiérrez de Lara, quien se entrevistará con el secretario de estado norteamericano, James Monroe. Según los testimonios de la época, dicha entrevista es “tempestuosa”, pues Monroe condiciona el apoyo a la independencia de México, a la adopción de la Constitución estadounidense; “el coronel Bernardo, se levantó furioso de su silla al oír semejante proposición y salió del despacho de Mr. Monroe muy enojado de la insultante proposición“.

En 1812 serán conocidos los planes de expansión de Estados Unidos hasta los límites del río Norte (Bravo).

·         De “MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO” por Doralicia Carmona.

 

Anuncios

“El porfiriato no murió por corrupción. El porfiriato estaba apolillado”.

mexican_rebel_camp

De los archivos de “El Fusil” un artículo sobre la Revolución Mexicana con la opinión de de Renato Leduc para la revista “Tesis Política” en su número 29, que fundara y dirigiera el profesor hidalguense. Raúl Vargas Ortiz en los años de 1975 a 1977.

“A cierto viejo politólogo que comparaba la corrupción a que ha llegado el llamado régimen de la Revolución Mexicana con la que acabó con el porfiriato, aquel limpio reaccionario que fue don Nemesio García Naranjo le contestó algo como esto: “No, el porfiriato no murió por corrupción. El porfiriato estaba apolillado y por eso se derrumbó”.- La extrema facilidad con que Madero, con su insuficiente programa político y su escasa fuerza militar lo derribó, parece dar la razón a don Nemesio. Pero ni Madero ni su famoso lema ‘Sufragio Efectivo No Reelección’ constituyeron propiamente una Revolución sino, más bien, una simple sustitución de personajes en la cumbre. Incluso, con fuertes marcas de nepotismo…”.

“Aunque el buen señor Madero no les daba motivo alguno, las casi intactas fuerzas reaccionarios se fueron confabulando cada vez más descaradamente contra él, aliadas incluso con elementos ex maderistas (Pascua! Orozco y los Colorados) a quienes su ingrato ex jefe había marginado… Se fundó un periódico, El Mañana, de un señor Rábago, con el propósito declarado de combatir al maderismo. Sistemáticamente repetía esta cabeza de primera plana ‘El maderamen cruje’ y sucedió lo que tenía que suceder. Al cabo de un año, la emboscada reacción, levantó la cabeza. Una sedición cuartelera encabezada por el general Victoriano Huerta y otros dos o tres generaletes sediciosos a quienes el buen señor Madero había perdonado la vida, se la quitaron a él asesinándolo villanamente, con la bendición y la intromisión -ya desde entonces- del Embajador de los Estados Unidos… y así terminó, el 22 de febrero de 1913, junto a una barda de la Penitenciaría del Distrito Federal, la pre o seudo Revolución, iniciada el 21 de noviembre de 1910, en la calle de Santa Clara de Puebla, por la heroica familia Serdán.

Fue entonces cuando comenzó la auténtica Revolución Mexicana que no fue la última revolución burguesa sino la primera revolución social de este siglo. Poco más de un mes después del asesinato del Presidente Madero, del Vicepresidente Pino Suárez y algunos otros próceres del maderismo, don Venustiano Carranza, gobernador de Coahuila se levantó contra el usurpador Huerta, y en el Plan de Guadalupe, bajo la bandera del Constitucionalismo o restablecimiento del orden constitucional, logró polarizar y aglutinar muchas de las fuerzas revolucionarias maderistas dispersadas y marginadas por el propio señor Madero. Por todos los rumbos del país comenzaron a surgir grupos armados y decididos que a poco de constituirse lograban cada vez más rotundas victorias sobre las desmoralizadas tropas de la usurpación (Federales) que había tenido que recurrir a la impopular y contraproducente leva por llenar sus huecos.

Fueron epopeyas las batallas de Gómez Palacio, de Torreón, de Zacatecas, en las que la División del Norte, a las órdenes de Pancho Villa, liquidó materialmente a los Federales de Huerta y la ejemplar campaña de las tropas del Noroeste con las que AIvaro Obregón, a lo largo de todo el litoral del Pacífico, llegó hasta la Capital de la República.

En la Revolución Mexicana las cosas iban rápidas. E! usurpador Huerta duró en el poder casi el mismo tiempo que su víctima el presidente Madero, un año y tres meses, el15 de julio de 1914 con su ejército deshecho, renunciaba a la presidencia y se despedía de sus colaboradores y del agachado Congreso de la Unión, con estas piadosas palabras: “Dios los bendiga a ustedes y a mí también”. Con la trágica experiencia del señor Madero, los Revolucionarios triunfadores: Carranza, Villa, Obregón, Pablo González, Zapata, etc., habían aprendido que cuando una Revolución tiene la buena suerte de triunfar, hay que cambiar todo de pies a cabeza y al enemigo liquidarlo hasta su total extinción, pues de otro modo, más vale no meterse a hacer revoluciones”.

Preparando el Altar de Todos Santos

altar-muertos_dibujo-vf

Para preparar el Altar de Todos Santos

Antes que la mercantilización del “jalogüin” nos alcance.

“Desde medio día del 31 de octubre se inicia el llamado a los angelitos, quemando cohetes para que acudan a disfrutar la ofrenda. El día 1° de noviembre continúa la tirada de cohetes para llamar a las ánimas de los adultos; y para que los espíritus no pierdan el camino y lleguen al lugar a donde se les llama, se ponen pétalos de flor de Cempoalxochitl, (veinte pétalos) símbolo que hace florecer la vida de las almas; el cempasúchil, (ya castellanizado), se riega desde la acera hasta el Altar formando un caminito, asegurando así el encuentro con los de la casa. En la noche del 1° de noviembre se efectúa la velación ante el Altar en espera de las ánimas grandes y la familia se reúne en un acto religioso, rezando algunas oraciones en homenaje a los difuntos, así como entonando algunas alabanzas cristianas, y empieza la fiesta, porque es una fiesta para que vengan a nosotros las ánimas de nuestros seres queridos”. Del libro “Un recorrido por la Huasteca hidalguense” del Profesor Raúl Guerrero Guerrero, publicación del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Colección Divulgación-1990

Adelantemos los preparativos para el XANTOLO, la fiesta de los Santos Todos. Aquí damos una lista de las cosas que debe llevar el “Altar de los fieles difuntos” formada con razones oídas aquí y allá en el Estado de Hidalgo, viejas consejas que nos dan identidad y que merecen recordarse.

 Levantar el Altar preferentemente en tres niveles aunque se habla hasta de siete para quienes más tienen, escalonados al fondo de un arco de flores.

  • .Las flores de cempasuchil que adornan y aroman el camino al arco del Altar por donde pasarán las ánimas benditas, también les ayudará a regresar y al irse, lo harán contentas con nosotros
  • Poner el retrato de quienes recordamos y que sabiendo de nuestro cariño, nos visitará la noche del 2 de noviembre.
  • Una imagen de las Ánimas del Purgatorio para obtener la salida del alma de nuestro difunto por si acaso se encontrara ahí.
  • Una cruz florida de cempasúchil que representa los cuatro puntos cardinales.
  • Una cruz grande de ceniza para que al llegar el ánima hasta el altar, pueda expiar sus culpas que hubieran quedado pendientes.
  • .La cruz pequeña de ceniza se pone por si el ánima que se encontraba en el purgatorio, se le ayuda a continuar su viaje hasta la presencia del Creador.
  • Las velas que iluminan el camino por donde las almas lleguen
  • 4 cirios en cruz, que representan los 4 puntos cardinales, de manera que el ánima pueda orientarse hasta encontrar su camino y su casa.
  • .Los cirios, sobre todo si son morados pueden llevar el nombre recordado o cuando menos el candelero lleve ornato morado. Son señal de duelo así como las veladoras que se pongan.
  • Una calavera grande de azúcar en el nivel superior al Padre Eterno.
  • .Las calaveras medianas en el nivel medio, son alusión a la muerte, siempre presente.
  • .Las 3 calaveras chicas en nivel bajo, son dedicadas a la Santísima Trinidad, las calaveras suponen la sustitución reciente de aquellas de amaranto y sangre de las que nos habla la historia.
  • Cenizas de leña que nos recuerdan que “polvo eres y en polvo te convertirás”
  • Un brasero para sahumar copal y sahumerio y que sirve para que su humo, al elevarse al cielo, como alabanza grata a Dios avise que tiene permiso en la tierra esa ánima y también limpie el lugar de malos espíritus y así pueda entrar a la casa sin ningún daño. Se deberá prenderlo antes de poner las comidas.
  • Ocote en rajas para alumbrarse en el camino de regreso y para ayudar a la quema del sahumerio o del copal.
  • .Aguamanil, jabón y un paño se colocan por si el ánima necesita lavarse después del largo viaje.
  • Dice la gente de antes, que no hay que olvidar la sal, que a los vivos nos recuerda la esencia de lo que somos y lo que podemos ser si nos convertimos en estatua de sal por nuestras malas acciones o por otra parte, poner un grano de sal le da esencia y sazón a la vida, como en el bautizo.
  • .El agua en un vaso y en una jarra es para que se moje los labios resecos en el largo viaje desde el más allá. Y es en el vaso, dice la tradición, que es donde se ve si vino a nuestra ofrenda por la poca agua que queda, y porque la comida aunque queda completa se nota desabrida; la Iglesia dice también que simboliza la vida divina de la cual tenemos sed.
  • .El licor, aguardiente de caña de preferencia, es para que recuerde los grandes acontecimientos  agradables tenidos durante su vida y que compartimos.
  • .La comida tiene por objeto deleitar al ánima que nos visita con lo cual seremos gratos a su buena voluntad y más si se pone aquella que se sabe le gustaba al difunto.
  • Las comidas se ponen en el Altar: El desayuno a las 8:00 del día, (pan y chocolate); a las 12:00 las comidas de ofrenda y a las 8 de la noche, pan de muerto y sus huesos, que nos hablan de los que mueren dan vida a los que quedan hoy; tamales y café con algo fuerte, para encontrarle gustito, la recomendación sería, que el pan sea sin levadura y para los angelitos tuviera forma de muñecos con azúcar de colores.
  • Si se conoce de otros gustos también poner, cigarros, cerveza, café, o alguna otra bebida, un pañuelo o paliacate, su sombrero u otras preferencias que le digan que lo conocíamos bien y lo que le gustaba.

Preparémonos a recibir el ánima de nuestros seres queridos, por los caminos de flores y luz que les hemos marcado para que no se pierdan, para llegar al arco de la entrada del altar de nuestras memorias y cariños con los que hemos surtido sus gustos, aquellos que tuvieron en su vida.

Después de estos días, viene la otra fiesta, la del intercambio de afectos y recuerdos, con la familia, los amigos, con los vecinos, al levantamiento de la ofrenda que nos dejaron las ánimas que nos visitaron, y después, como se dice en el México tradicional: “el muerto al cajón y el vivo al fiestón”, o el dicho heredado: “el muerto al hoyo y el vivo al bollo”

Para corregir “entuertos”

El Fusil

001

En la fachada de uno de los comercios de más tradición en Pachuca, “La Muñeca”, que desde 1938 abrió sus puertas en el Centro Histórico de Pachuca se lee “…ya nada es igual…” y abajo avisos para los automovilistas, que no para el peatón.

“¿Por qué invertir en los Centros Históricos y Barrios Patrimoniales cuando hay otras prioridades en la agenda?” Seguro se preguntaron los niveles de gobierno que los han dejado en el abandono y la respuesta  se dio en el Seminario Internacional “Viva el Centro”, que reunió a autoridades y expertos en centros históricos de América Latina el 18 de noviembre de 2015 donde se discutieron las estrategias para hacer del patrimonio histórico una parte integral de las políticas urbanas del siglo XXI. En los archivos de “El Fusil” encontramos esta participación de Jeff Soule miembro directivo de la  American Planning Association.

“La comunidad internacional está en el trabajo articular…

Ver la entrada original 886 palabras más

Para corregir “entuertos”

001

En la fachada de uno de los comercios de más tradición en Pachuca, “La Muñeca”, que desde 1938 abrió sus puertas en el Centro Histórico de Pachuca se lee “…ya nada es igual…” y abajo avisos para los automovilistas, que no para el peatón.

 

“¿Por qué invertir en los Centros Históricos y Barrios Patrimoniales cuando hay otras prioridades en la agenda?” Seguro se preguntaron los niveles de gobierno que los han dejado en el abandono y la respuesta  se dio en el Seminario Internacional “Viva el Centro”, que reunió a autoridades y expertos en centros históricos de América Latina el 18 de noviembre de 2015 donde se discutieron las estrategias para hacer del patrimonio histórico una parte integral de las políticas urbanas del siglo XXI. En los archivos de “El Fusil” encontramos esta participación de Jeff Soule miembro directivo de la  American Planning Association.

“La comunidad internacional está en el trabajo articular un nuevo marco global de desarrollo histórico que gira en torno a la sostenibilidad, un elemento clave para cualquier plan de futuro.

Los vínculos entre la conservación del patrimonio cultural y el desarrollo sostenible tienen un amplio reconocimiento.  La tarea de crear un marco práctico y participativo para el desarrollo urbano depende de la resolución de las tensiones entre los objetivos de conservación del patrimonio, por un lado, y las necesidades de desarrollo socio-económico y las aspiraciones de las comunidades locales, por otro.

Con el fin de comprender plenamente la relación entre el patrimonio cultural y el desarrollo sostenible, la idea de “patrimonio” debe entenderse en su sentido más amplio. La conservación física de los bienes inmuebles y urbanísticos por sí sola no ayudará a preservar el patrimonio cultural de una comunidad”.

“…Los centros históricos ofrecen características que bien podrían servir de guía para nuevos y futuros proyectos urbanos son compactos, de uso mixto, mezclan poblaciones de diferentes los ingresos y ofrecen espacios públicos vibrantes.

El desarrollo urbano que integra el patrimonio cultural es más sostenible, diverso e inclusivo. Conservar el patrimonio tiene muchos enfoques y objetivos económicos como culturales, en el sentido que refuerza la identidad nacional, el conocimiento acumulado y es motivo de orgullo como herencia de las generaciones anteriores. También porque, como explicaremos adelante, el patrimonio revitalizado es una fuente de oportunidades económicas.

Las recomendaciones para el paisaje urbano histórico de la UNESCO (RPUH) son un conjunto práctico de directrices de planificación que integra el patrimonio cultural con el desarrollo comunitario. Actualmente se están implementando en muchos lugares alrededor del mundo. Esas directrices exponen los fundamentos  para hacer que el patrimonio histórico juegue un papel más central en el desarrollo económico, la reducción de la pobreza y la interacción con la comunidad.

Esas normas declaran al patrimonio cultural como motor de desarrollo económico inclusivo, motor de la cohesión social y la equidad, y como un medio para mejorar la habitabilidad y la sostenibilidad de una zona urbana. Esas directrices incluyen tres componentes principales.

En primer lugar se destaca la capacidad del patrimonio cultural para fomentar el desarrollo económico inclusivo. Los centros históricos poseen un valor inherente por su singularidad. Eso promueve la creatividad que se ha vuelto cada vez más una parte fundamental de la actividad urbana. Museos, galerías de arte, teatros y una gran variedad de festivales culturales alrededor de los centros históricos ofrecen una oportunida de revitalizar la economía mediante la promoción del patrimonio inmaterial.

El turismo sostenible, gestionado y regulado por las comunidades locales, pueden proporcionar puestos de trabajo y empleo para las comunidades locales.

El segundo componente principal es el patrimonio cultural como al facilitador de la cohesión social, la inclusión y la equidad. El patrimonio tiene el poder de fortalecer a las comunidades en que los ciudadanos se asocian con su ambiente histórico, con una identidad compartida y un sentido de apego al lugar y la vida cotidiana. Es importante destacar que esto debe incluir a las minorías en desventaja o comunidades socialmente excluidas.

Los centros históricos han mostrado de sobra su capacidad para atraer el turismo, promover el empleo y la inversión local y externa. Al mismo tiempo, el proceso de revitalización genera espacio para construir entendimientos, rescatar valores y tradiciones.

En tercer lugar, los barrios y centros históricos pueden mejorar la habitabilidad, así como la sostenibilidad de las zonas urbanas. Por ejemplo, las zonas históricas son amigables con los peatones y promueven un ambiente urbano compacto que incentiva las prácticas más adecuadas de manejo de los recursos.

La reutilización de las estructuras históricas adaptadas para la vida moderna puede ser particularmente eficiente en la política de uso del territorio. Los centros históricos son de uso mixto y de usos múltiples lo cual les da un aspecto integral.

La integración de la tecnología moderna con el conocimiento local tradicional y las prácticas de gestión de ecosistemas en los centros históricos  han contribuido a la sostenibilidad del medio ambiente y son factores importantes de la resiliencia moderna. Las prácticas locales y tradicionales de prestación de servicios básicos pueden ser un recurso valioso para la promoción de la sostenibilidad urbana. Es un momento importante para  recordar la lección  de los centros históricos: sitios compactos y llenos de vitalidad cultural.

 

Uno de los dilemas que enfrentan hoy en día muchas ciudades con la suerte de contar con un centro histórico es ¿Por qué invertir en ellos cuando hay otras prioridades en la agenda? Sin embargo, la pregunta de fondo es ¿cuál es el precio que están dispuestos a pagar las urbes de hoy y las próximas generaciones si no se invierte ahora?

Revitalizar los centros históricos tiene sentido mucho más allá de su valor simbólico, artístico y arquitectónico como evidencia del desarrollo de nuestras sociedades a través de los tiempos. Estos también pueden convertirse en auténticos nodos de actividad económica, creando oportunidades para miles de pequeños y medianos comerciantes, y convirtiéndose en verdaderos laboratorios de innovación urbana.

Además de ser espacios para el arte, la cultura, el comercio y el turismo, los centros históricos también nos ofrecen la oportunidad de crear nuevas formas de participación ciudadana. Así, los centros revitalizados pueden mejorar la vida de sus residentes y contribuir a un mejor desarrollo de las ciudades donde se encuentran…”.

Viva el Centro Histórico: el pasado urbano como guía del futuro.

Las mil y una formas de mentir.

ORATORIA

 

De las mil formas de mentir nos limitamos a mencionar solo aquellas que se identifican por su uso frecuente y actual y que hasta son del dominio público, pero que mejor fuente para saber más sobre este tema que el libro donde las muchas formas de mentir nos son presentadas con profesionalismo y cuidada investigación “El País de las Mentiras” de Sara Sefchovich.de Editorial Océano exprés. 3ª impresión. México, 2014. Capítulo II, cita:

“La mentira abierta.

“¿De cuántas maneras distintas se puede mentir? Por sorprendente que resulte, de muchas, muchísimas. En México se han usado todas las que existen y otras que no se han inventado siquiera, y hasta unas más que no parecerían posibles pero lo son: prometer y no cumplir, decir verdades a medias, tergiversar o de plano ocultar los hechos, alardear y pretender lo contrario, son algunas de ellas. Y ¿quién lo iba a imaginar? También inventar resultados, atentar, manipular procesos, números y cifras y hasta imágenes”.

“Decir verdades a medias.

Cuando los funcionarios de un gobierno saliente anuncian orgullosos que se va a dejar en caja miles de millones de pesos, no dicen que eso se debió a que no cumplieron lo que tenían que hacer, a que no llevaron a cabo las obras o las adquisiciones o los pagos para los cuales estaba destinado ese dinero. Entonces cambia la perspectiva, pues no es digno de encomio que ahorren lo que debían gastar en obras para beneficio de la población.

Alardear.

La nuestra es una cultura en la que como afirma el dicho popular “al que no habla Dios no lo oye” y en la que como decía el escritor Luis Spota, “lo importante no es poner un huevo sino saberlo cacarear”. Y vaya que nuestros políticos, funcionarios, empresarios, eclesiásticos y comunicadores lo creen y lo practican.

Enredar.

El problema está en que en el afán por soltar más y más palabras, nuestros poderosos terminan por enredarse, cambiar por completo lo que supuestamente quieren decir y muchas veces no decir nada aunque parezca que dicen mucho.

Esto tiene entre nosotros un nombre: se llama cantinflismo, un vocablo devenido concepto de uso exclusivo de México.

Guardar silencio.

Así como se habla demasiado, así también hay cosas de las que simple y sencillamente no se dice ni pio, como si no existieran, como si no hablando de ellas dejaran de formar parte de la realidad.

No ver ni oír.

Además de permanecer mudas, a las autoridades también les da por la ceguera (…) y les da también por la sordera, pero las autoridades no ven ni oyen con todo y que cualquier ciudadano lo mira y lo escucha.

Tergiversar.

La tergiversación es hecha a propósito para encubrir un engaño, astucias, arbitrariedades y hasta corruptelas. Tan poco a tono, con la dizque modernidad con la que nos quieren hacer creer que funciona.

Apelar a un nosotros.

La conversión de intereses particulares en un “nosotros” colectivo, se usa en el discurso público, el “nosotros” como del interés general y de modo tal que engloba y cubre a quien habla y a quien escucha.

 Ponerle nombres nuevos a lo viejo.

Constantemente nuestros poderosos toman viejas ideas pero las pretenden hacer aparecer como nuevas. Así sucede cuando se habla de una “nueva cultura de salud” o de un “nuevo desarrollo”, pero en realidad se está aludiendo a lo mismo de siempre.

Negar.

Aunque parezca increíble, muchas veces se llega al extremo de negar hechos y dichos, de asegurar incluso que nada de lo que se dice que sucedió efectivamente sucedió o que “no dije lo que dicen que dije”.

Apurarse.

Cuando a nuestros gobernantes realmente les interesa alguna cosa, hacen todo para conseguirla (…) Cuando hay interés en algo, nuestras autoridades son tan capaces de ir tan rápido que uno hasta sospecha.

Pero lo contrario también es cierto, dependiendo lo que convenga. Y es que muchas veces nuestras autoridades no tienen prisa por cumplir lo que les toca hacer.

Diluir la responsabilidad.

Una forma de defenderse cuando hay problemas, es buscando a quien responsabilizar. Y es que sin duda es más fácil echarle la culpa a otro.

Echar la culpa a otros.

Contar con un blanco de ataque contra el que todos se puedan lanzar resulta cómodo y útil, y suficientemente distractor, y convenientemente aglutinador.

Hay ocasiones en que las acusaciones recaen en unas misteriosas “fuerzas oscuras” con “aviesas intenciones” y “macabros intereses” (…) propaganda “partidista mal intencionada”, “agoreros de infortunios”.

El Cinismo.

Y ya entrados en mentiras, lo de menos es seguirse. Y hacerlas cada vez más grandes y hasta más inverosímiles, total que más da.

Manipular imágenes.

Una manera de mentir aunque parezca difícil de creer, es con las imágenes. Se supone que una fotografía una película recogen con exactitud la realidad, pero no es así. (…) Y es que las imágenes también se editan, arreglan y contextualizan a conveniencia, como las palabras.

Y más de lo mismo.

Los ejemplos podrían seguir y seguir: Ahí está la imparable corrupción que florece por debajo de los letreros que piden denunciarla, ahí están año con año los discursos…”

Aniversario de la excomunión y muerte de Miguel Hidalgo, el 30 de julio de 1811.

Hidalgo

La historia debemos releerla más allá e los libros de texto y aquí reproducimos parte de las Proclamas del Cura Miguel Hidalgo y Costilla a la nación americana en 1810, recordando al Padre de la Patria en un Aniversario más de su excomunión y muerte el 30 de julio de 1811.

Proclamas del Cura Miguel Hidalgo y Costilla a la nación americana. En el libro sobre el cura de Dolores, escrito por el historiador Carlos Herrejón, miembro de El Colegio de Michoacán; es uno de los mayores conocedores de la Independencia de México, su libro nos permite entender mejor a uno de los personajes más interesantes (y complejos) de nuestra historia, aquí un documento del padre Hidalgo: como una de las primeras proclamas que lanzó el ejército independentista, semanas después de haber salido del pueblo de Dolores:

“El día 16 de septiembre de 1810, verificamos los criollos en el pueblo de Dolores y villa de San Miguel el Grande, la memorable y gloriosa acción de dar principio a nuestra santa libertad poniendo presos a los gachupines, quienes para mantener su dominio y que siguiéramos en la ignominiosa esclavitud que hemos sufrido por trescientos años, habían determinado entregar este Reino Cristiano, al hereje Rey de Inglaterra, con [lo] que perdíamos nuestra Santa Fe Católica, perdíamos a nuestro Legítimo Rey Don Fernando Séptimo, y que estábamos en peor y más dura esclavitud”.

“Por tan sagrados motivos, nos resolvimos los criollos a dar principio a nuestra sagrada redención, pero bajo los términos más humanos y equitativos, poniendo el mayor cuidado para que no se derramara una sola gota de sangre, ni que el Dios de los Ejércitos fuera ofendido”.

“Se hizo, pues, la prisión, conforme a los sentimientos de la humanidad que nos habíamos propuesto; sin embargo, de que el vulgo ciego saqueó una tienda, sin poder[se] contener ese hecho tan feo y que estábamos sumamente adoloridos”.

“Se prendieron a todos, menos a los señores sacerdotes gachupines; se pusieron en una casa cómoda y decente todos los presos, y se les está atendiendo en los caminos en donde andan con nuestro Ejército, en cuanto es posible, para su descanso y comodidad”.

“Este ha sido el suceso; y nuestros enemigos quieren pintarlo con negros colores en horror e inequidad, con el fin de atraer a su partido a nuestros propios hermanos criollos, con el detestable pensamiento de que nos destruyamos y matemos criollos con criollos, oprimiéndonos con su dominio y quitándonos nuestra sustancia y libertad”.

“Pero, ¿qué criollo por malo que sea, ha de querer exponer su vida contra sus hermanos, sin esperanza alguna más, de seguir al cautiverio, quizá peor del que hasta aquí hemos tenido?”, Nuestra causa es santísima, y por eso estamos todos prontos a dar nuestras vidas.

¡Viva nuestra Santa Fe Católica!

¡Viva nuestro amado Soberano el Señor Don Fernando Séptimo, y vivan nuestros derechos, que Dios [y] la naturaleza nos han dado!

“Pidamos a su Majestad Divina la victoria de nuestras armas, y cooperemos a la buena causa con nuestras personas, con nuestros arbitrios, y con nuestros influjos, para que el Dios Omnipotente sea alabado en estos dominios, y que ¡viva la Fe Cristiana y muera el mal Gobierno!”.

Otra proclama de Hidalgo, la del 19 de septiembre de indudable autoría americana considerada por Ernesto Lemoine como otra primera del Padre de la Patria, posiblemente emitida en los primeros días de octubre de 1810 y que comienza con: “Amados compatriotas, religiosos, hijos de esta América: El sonoro clarín de la libertad política ha sonado en nuestros oídos […]

La libertad política de que os hablamos, es aquella que consiste en que cada individuo sea el único dueño del trabajo de sus manos y el que deba lograr lo que lícitamente adquiera para asistir a las necesidades temporales de su casa y familia; la misma que hace que sus bienes estén seguros de las rapaces manos de los déspotas, que hasta ahora os han oprimido esquilmándoos hasta la misma substancia con gravámenes, usuras y gabelas continuadas […].

Reflexionad un poco sobre esto y hallaréis el gran bien que se os prepara, si con vuestras manos los unos y con vuestras oraciones los otros, acudís, a ayudarnos a continuar y conseguir la grande empresa, de poner a los gachupines en su madre patria, porque ellos son los que con su codicia, avaricia, y tiranía, se oponen a vuestra felicidad temporal y espiritual […] Unámonos a sostener una causa a nuestro parecer justa y santa…

¡Viva la religión católica! ¡Viva Fernando VII! ¡Viva la Patria! Y ¡Viva y reine por siempre en este Continente Americano nuestra sagrada patrona, la Santísima Virgen de Guadalupe! ¡Muera el mal gobierno! Esto es lo que oiréis decir de nuestra boca y lo que vosotros deberéis repetir”. Miguel Hidalgo

Cualquiera que hayan sido sus autores, si así fuere, o en las diferentes fechas enunciadas, estas proclamas insurgentes contribuyeron a una construcción de lo que representaba la independencia y a la vez a contrarrestar los efectos negativos de la propaganda realista.

La guerra de proclamas en la independencia de México,  (Por Raúl González Lezama Investigador del INEHRM)