En el CXLV Aniversario Luctuoso de Don Benito Juárez — El Fusil

Origen: En el CXLV Aniversario Luctuoso de Don Benito Juárez — El Fusil

Anuncios

En el CXLV Aniversario Luctuoso de Don Benito Juárez

Ralph Roeder Libro

“…a los mexicanos de ayer que hicieron posible el México de hoy”

en el CXLV Aniversario Luctuoso de Don Benito Juárez…

Lo leído y visto hoy en los medios de la presencia de México en los ámbitos internacionales; los ejemplos de la historia y sus semejanzas con estos hechos y que este 18 de julio se cumple el CXLV Aniversario Luctuoso de Don Benito Juárez fueron las razones que atrajeron al “Fusil” para releer a “Juárez y su México” de Ralph Roeder editado en 1972 por el Fondo de Cultura Económica  de México por la Comisión Nacional para la Conmemoración del Centenario del fallecimiento de Don Benito Juárez, con Introducción de Andrés Henestrosa

Esta edición fue preparada y realizada por el fondo de Cultura Económica para Petróleos mexicanos, quien contribuye en esta forma a difundir la obra y las doctrinas del Benemérito de América en el Primer Centenario de su Fallecimiento dedicado a “A México y a los mexicanos de ayer que hicieron posible el México de hoy”  Aquí parte de los textos de las páginas 568 a la 570

“…Cualesquiera que fuesen las limitaciones constitucionales de su cargo, al Presidente nadie le impedía que manifestara iniciativa, inventiva, y autoridad personal, a menos que fueran las limitaciones constitucionales de su carácter, y la propaganda de los recalcitrantes que se empeñaba en pintarlo como un patriota sedentario. A fe de sus allegados, se afirmaba que confiaba implícitamente en sus ministros y participaba sólo pasivamente en las discusiones del gabinete, limitando su intervención a recomendaciones ocasionales, señalando su presencia por su silencio y su silencio por su atención, apenas variada por la peculiaridad que tenía de tabalear los nudillos de una mano con los dedos del otro, martillando penosamente su meditación taciturna. Tanta reserva ante el enigma del porvenir próximo inquietaba a los alarmistas, y por lo tanto la oposición insistió en que el jefe del gabinete fuera un hombre fuerte, capaz de manejar al mandatario y de dirigir la marcha del gobierno! acertadamente en la nueva y exigente fase del destino nacional. El colaborador fuerte y capaz, así impuesto al Presidente, era Manuel Doblado”.

“…Doblado gozaba de un prestigio peculiar. El único prohombre de la Reforma cuya reputación no había sufrido daño con los progresos del movimiento, sus capacidades, que quedaban por corroborar, y que estribaban en las expectativas que su fama despertaba. Solicitado más de una vez para que entrara en el gobierno, se había negado a arriesgar su reputación hasta tener la ocasión de coronarla: los instintos del político y del patriota se equilibraban en su conducta, pero el patriotismo acabó por vencer su prudencia, y en noviembre consintió en sustituir a Zamacona.

Doblado llegaba no con el ánimo de suplantar al Presidente, sino con un propósito mucho más peligroso -el de salvarlo-. Dispuesto a apoyar al jefe del gobierno, sólo por cortesía convino en subordinarse a él; y al aceptar el puesto de jefe del gabinete puso como condiciones previas las manos libres en la designación de sus colegas y en la determinación de la política a seguir. La primera condición suscitó poca discusión, y la segunda quedó en reserva”.

“…Doblado sabía hasta dónde podía llegar y no se atrevió a rebasar los límites permisibles. Al llegar a las grandes cuestiones, el ministro tuvo siempre cuidado de consultar de antemano al Presidente, y las grandes cuestiones no permitían discrepancia alguna de criterio”.

“…Porque las condiciones que dictaban la determinación de la política no dejaban margen al manejo personal. Dos años antes, cuando Ocampo llevaba a cabo la defensa diplomática de Veracruz contra el primer ensayo de intervención europea, su amigo Andrés Oseguera le hizo una observación pertinente. “La conducta de ustedes responde a su pregunta respecto a que los gobiernos de México, cediendo a la fuerza extranjera, no se han sentido hombres de bien. En efecto, la honradez política es de tales quilates que inspira el genio gubernativo a quien carece de todos los conocimientos que son necesarios para formar un completo hombre de Estado.” A mayor abundamiento, la observación era aplicable a la intervención inminente en 1861. Las dimensiones de la crisis superaban a la destreza diplomática. Combinaciones y maniobras, los recursos propios del político profesional, eran inservibles, siendo fuera de escala y desproporcionados a la magnitud del apremio; y el Presidente, por su parte, afrontó la situación con franqueza y dio un ejemplo de honradez política que le acreditaba como hombre de Estado, reconociendo la debilidad del país y la necesidad de acomodamientos y concesiones, y adaptando su política a las realidades indisimulables…”.

“La flamante PETROMEX”

El Fusil

FullSizeRender (5)Para este 18 de marzo y la Conmemoración de la Expropiación Petrolera. Del libro “Defendámonos” de Ignacio Muñóz*

“La flamante PETROMEX”

Antes de que el petróleo fuera nuestro

“Por los años de 1925 a 26 el general Álvaro Obregón, cuya visión comercial es indiscutible, pensó en la necesidad de crear una organización que explotara el negocio de transportes en la Capital y el del petróleo en toda la República, contando con el apoyo decidido de la Federación.

Valiéndose de los buenos oficios del licenciado Gumaro Villalobos, formo aquella agrupación incluyendo en ella los numerosos elementos que formaban las diferentes agrupaciones sindicales de choferes que controlaban las líneas de camiones en esta Capital.

La idea era dar a esa agrupación el carácter de una cooperativa para beneficio directo de los choferes y sus ayudantes, convirtiéndolos más tarde en propietarios de los vehículos que manejaban.

Pero sucedió que por extrañas y tortuosas maniobras…

Ver la entrada original 666 palabras más

“La flamante PETROMEX”

FullSizeRender (5)Para este 18 de marzo y la Conmemoración de la Expropiación Petrolera. Del libro “Defendámonos” de Ignacio Muñóz*

“La flamante PETROMEX”

Antes de que el petróleo fuera nuestro

“Por los años de 1925 a 26 el general Álvaro Obregón, cuya visión comercial es indiscutible, pensó en la necesidad de crear una organización que explotara el negocio de transportes en la Capital y el del petróleo en toda la República, contando con el apoyo decidido de la Federación.

Valiéndose de los buenos oficios del licenciado Gumaro Villalobos, formo aquella agrupación incluyendo en ella los numerosos elementos que formaban las diferentes agrupaciones sindicales de choferes que controlaban las líneas de camiones en esta Capital.

La idea era dar a esa agrupación el carácter de una cooperativa para beneficio directo de los choferes y sus ayudantes, convirtiéndolos más tarde en propietarios de los vehículos que manejaban.

Pero sucedió que por extrañas y tortuosas maniobras. e! licenciado Villalobos fue descartado y la agrupación vino a caer en manos de un grupo de ambiciosos, que formando el llamado “Banco de Transportes” lograron en pocos años eliminar a los infelices choferes adueñándose de casi todos los: camiones que ,prestan servicios de comunicaciones en esta metrópoli.

Un verdadero monopolio disfrazado de desinteresado movimiento proletario, se escondió en las obscuras combinaciones de dicho banco que apartándose aún de los más elementales principios de patriotismo, después de amasar varios millones con el monopolio verificado por ellos, llegaron a la audacia de convertirse en los representantes de compañías petroleras americanas como la “Red Crown” de California, olvidando, con una yankofilia censurable, el verdadero propósito que guió al Gral. Obregón cuando bajo su se iniciara la organización a la que venimos refiriéndonos.

El Banco de Transportes no vacilaba en traer la gasolina de los Estados Unidos para competir con el producto similar de México.

¡El pochismo desarrollado hasta su máxima expresión y puesto al servicio del capitalismo yankee aún para establecer competencias difíciles para la economía nacional!

¡La torpeza llevada hasta lo increíble por hombres cuyo mercantilismo llega hasta el grado de traer gasolina: extranjera a Méxi.co, verdadero país de fama universal como productor de dicho combustible!

Torcidas las intenciones del plan inicial en la forma que ya vimos, el gobierno volvió a pensar en la necesidad de crear un organismo que explotara la producción petrolera de los terrenos nacionales, con el apoyo oficial. Entonces surgió la “Petromex”.

Todo género de facilidades fueron otorgadas a esta nueva empresa que en poco tiempo suscribió un fuerte capital recibiendo, como aportación del gobierno cuantiosos terrenos con pozos petroleros perforados y muchos de ellos en producción.

Al frente de “Petromex” ‘desfilaron, políticos conocidos siendo éste el error capital y frecuente que ha dado al traste con cualquier intento noble y patriótico.

El Lic. Villa Michel pasó por ahí sin dejar naturalmente la huella de una obra encomiable, y después el Ingeniero Dn. Pascual Ortiz Rubio que fuera Presidente de]a República y que apoyara nuestra primera .”Exposición Viajera de Productos Nacionales” expidiendo calurosas recomendaciones a nombre del que esto escribe, bajo la presión de quién sabe qué extrañas influencia llegó a derribar de un solo golpe toda la obra elaborada acuciosamente por el gobierno para independizar a la producción petrolera de la extranjera explotación.

En efecto. La “Petromex” celebró un contrato con un judío llamado Sam Katz, para que este individuo, con el carácter de concesionario, verificara la explotación de los terrenos petroleros nacionales. Y por ese bochornoso contrato ultraleonino y fuera de toda equidad comercial, Sam Katz, el judío de que se trata, obtenía nada menos que el setenta por ciento de la producción total del petróleo extraído de los terrenos nacionales, dejando a la “Petromex”, casi a guisa, de bocado miserable el treinta por ciento de de la citada producción.

¿De qué sirve -nos hemos preguntado- cualquier esfuerzo desarrollado en beneficio del país y en pro de la nacionalización de nuestras riquezas, si cualquier funcionario miope es capaz, por ingenuidad, aún de comprometer la Soberanía.Nacional poniendo en manos de un judío sin patria ni bandera, un filón tan rico tal como la explotación del petróleo.

¡Queremos creer en la falta de malicia del St., Ortiz Rubio, porque si así no fuera se haría necesario considerarlo como un como traidor!”

*Nota: Ysla Campbell y María Rivera en su libro “Textos para la literatura Chihuahuense” tomo V publicado por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez nos dice de Ignacio Muñoz que fue un conspirador Constitucionalista, participó en la Guerra contra el Gobierno Norteamericano, participó en “Plán de San Diego; y con una mirada subterránea de la historia fue también cronista de hechos inusitados de la Revolución, que pocos escritores de la época recogieron Sus publicaciones se dan en los años 20/30 del siglo pasado, “La verdad sobre los gringos”, La Hidra Roja”, “Ídolos de Barro” y “Defendámonos” cuyo apartado “ “La Flamante Petro-Mex” pag. 59, reproducimos, así como la portada original del libro.

Para corregir “entuertos”

El Fusil

001

En la fachada de uno de los comercios de más tradición en Pachuca, “La Muñeca”, que desde 1938 abrió sus puertas en el Centro Histórico de Pachuca se lee “…ya nada es igual…” y abajo avisos para los automovilistas, que no para el peatón.

“¿Por qué invertir en los Centros Históricos y Barrios Patrimoniales cuando hay otras prioridades en la agenda?” Seguro se preguntaron los niveles de gobierno que los han dejado en el abandono y la respuesta  se dio en el Seminario Internacional “Viva el Centro”, que reunió a autoridades y expertos en centros históricos de América Latina el 18 de noviembre de 2015 donde se discutieron las estrategias para hacer del patrimonio histórico una parte integral de las políticas urbanas del siglo XXI. En los archivos de “El Fusil” encontramos esta participación de Jeff Soule miembro directivo de la  American Planning Association.

“La comunidad internacional está en el trabajo articular…

Ver la entrada original 886 palabras más

Mensaje a la Generación 2010-2016 de egresados del Ciclo Básico de Educación Primaria

 

 Mensaje a la Generación 2010-2016 de egresados del Ciclo Básico de Educación Primaria y del 3° de Preescolar de la Escuela Primaria Julián Villagrán de Pachuca. Hgo.

Bonfilio Salazar Mendoza.- Fui hace mucho tiempo alumno de esta Escuela Julián Villagrán, les platico que entonces llegábamos a clases a las ocho de la mañana hasta la una de la tarde y después de las tres a las cinco, hora en que salíamos. Los lunes había Asamblea General de alumnos al mediodía y los viernes reuniones en el Liceo “Amado Nervo” por la tarde y los fines de semana excursiones con el Club “Paynalton”.

No creerán que entonces no había televisión, menos celulares ni internet, tabletas ni computadoras, solo había libros y ahí aprendimos lo que tendríamos que estudiar en nuestras clases y que nos habría de servir cuando fuéramos mayores, como nos decían nuestros padres y abuelos, y nos decían también: “sus muy distinguidos maestros saben bien cómo hacerlo”.

Pero además de los libros de clase, también se leían otros libros, aquellos que nos enseñaban otras cosas para saber más de la vida, de esa que necesariamente enfrentaríamos al salir de nuestra escuela y tratar de ser lo que queríamos ser como nos dice este viejo poema al que le pusieron música que les leo:

El padre asegura será un ingeniero
la madre pretende que sea doctor
las tías quisieran que fuera banquero
un hombre de mundo, un gran seductor
la abuela sugiere que aprenda un oficio
para que la vida se pueda ganar
en tanto el abuelo augura que el niño
se pondrá las botas, será militar
Pero el niño dice yo quiero ser bombero porque es mi voluntad, yo quiero ser bombero

que nadie se meta con mi identidad

Pero mientras que esto no suceda, debemos mirar que hoy, es una fecha importante para ustedes y para todos los que estamos aquí, no solo porque terminan su Educación Primaria sino porque seguramente lo recordaran mañana, cuando ya sean mayores, al igual que sus pequeños compañeritos de preescolar que sabrán de esto cuando se lo platiquen; que fueron los últimos grupos que estuvieron en ese viejo edificio de las calles de Allende con sus 179 años de una reconocida presencia como prestigiosa Institución educativa, donde estudiaron importantes médicos, ingenieros, militares, abogados, maestros, artistas y hasta bomberos como decía el poema y que en todo este tiempo ocurrieron mil cosas en la vida de la escuela y en la ciudad de Pachuca.

Ese edificio con tan larga historia supo de muchas de estas cosas…, desde que se pospuso la inauguración de su nuevo local por líos de la revolución entre villistas y el gobierno constitucionalista, de huelgas marchas manifestaciones cambios de gobierno, de planes de estudio, de libros de texto, de directores, de inundaciones, de desfiles con nuestra franja blanca en los pantalones azules con la Bandera que se ondeo en 1910 a los 100 años de la conmemoración de nuestra Independencia esa Bandera era de la Julián Villagrán que aún se conserva y que ustedes conocen bien. Como verán hay un pasado importante y estuvieron ahí.

Mucho más hubo en esta escuela que nos dio a los Villagranes motivo de un gran orgullo que nos llevamos y que seguimos teniendo; además de lo que aprendimos en sus aulas, de los consejos de los maestros y la confianza de nuestros padres en ellos.

Quiero darles una felicitación, a ustedes por su esfuerzo, a sus padres por ayudar en sus logros; a sus maestros y a mis maestros por su entrega y profesionalismo y les diré también que el encargo que se nos hiciera mientras fuimos alumnos, y que al salir teníamos como consigna, a la fecha sigue siendo el mismo mensaje, “Esfuérzate Juventud Vence”.