“El porfiriato no murió por corrupción. El porfiriato estaba apolillado”.

mexican_rebel_camp

De los archivos de “El Fusil” un artículo sobre la Revolución Mexicana con la opinión de de Renato Leduc para la revista “Tesis Política” en su número 29, que fundara y dirigiera el profesor hidalguense. Raúl Vargas Ortiz en los años de 1975 a 1977.

“A cierto viejo politólogo que comparaba la corrupción a que ha llegado el llamado régimen de la Revolución Mexicana con la que acabó con el porfiriato, aquel limpio reaccionario que fue don Nemesio García Naranjo le contestó algo como esto: “No, el porfiriato no murió por corrupción. El porfiriato estaba apolillado y por eso se derrumbó”.- La extrema facilidad con que Madero, con su insuficiente programa político y su escasa fuerza militar lo derribó, parece dar la razón a don Nemesio. Pero ni Madero ni su famoso lema ‘Sufragio Efectivo No Reelección’ constituyeron propiamente una Revolución sino, más bien, una simple sustitución de personajes en la cumbre. Incluso, con fuertes marcas de nepotismo…”.

“Aunque el buen señor Madero no les daba motivo alguno, las casi intactas fuerzas reaccionarios se fueron confabulando cada vez más descaradamente contra él, aliadas incluso con elementos ex maderistas (Pascua! Orozco y los Colorados) a quienes su ingrato ex jefe había marginado… Se fundó un periódico, El Mañana, de un señor Rábago, con el propósito declarado de combatir al maderismo. Sistemáticamente repetía esta cabeza de primera plana ‘El maderamen cruje’ y sucedió lo que tenía que suceder. Al cabo de un año, la emboscada reacción, levantó la cabeza. Una sedición cuartelera encabezada por el general Victoriano Huerta y otros dos o tres generaletes sediciosos a quienes el buen señor Madero había perdonado la vida, se la quitaron a él asesinándolo villanamente, con la bendición y la intromisión -ya desde entonces- del Embajador de los Estados Unidos… y así terminó, el 22 de febrero de 1913, junto a una barda de la Penitenciaría del Distrito Federal, la pre o seudo Revolución, iniciada el 21 de noviembre de 1910, en la calle de Santa Clara de Puebla, por la heroica familia Serdán.

Fue entonces cuando comenzó la auténtica Revolución Mexicana que no fue la última revolución burguesa sino la primera revolución social de este siglo. Poco más de un mes después del asesinato del Presidente Madero, del Vicepresidente Pino Suárez y algunos otros próceres del maderismo, don Venustiano Carranza, gobernador de Coahuila se levantó contra el usurpador Huerta, y en el Plan de Guadalupe, bajo la bandera del Constitucionalismo o restablecimiento del orden constitucional, logró polarizar y aglutinar muchas de las fuerzas revolucionarias maderistas dispersadas y marginadas por el propio señor Madero. Por todos los rumbos del país comenzaron a surgir grupos armados y decididos que a poco de constituirse lograban cada vez más rotundas victorias sobre las desmoralizadas tropas de la usurpación (Federales) que había tenido que recurrir a la impopular y contraproducente leva por llenar sus huecos.

Fueron epopeyas las batallas de Gómez Palacio, de Torreón, de Zacatecas, en las que la División del Norte, a las órdenes de Pancho Villa, liquidó materialmente a los Federales de Huerta y la ejemplar campaña de las tropas del Noroeste con las que AIvaro Obregón, a lo largo de todo el litoral del Pacífico, llegó hasta la Capital de la República.

En la Revolución Mexicana las cosas iban rápidas. E! usurpador Huerta duró en el poder casi el mismo tiempo que su víctima el presidente Madero, un año y tres meses, el15 de julio de 1914 con su ejército deshecho, renunciaba a la presidencia y se despedía de sus colaboradores y del agachado Congreso de la Unión, con estas piadosas palabras: “Dios los bendiga a ustedes y a mí también”. Con la trágica experiencia del señor Madero, los Revolucionarios triunfadores: Carranza, Villa, Obregón, Pablo González, Zapata, etc., habían aprendido que cuando una Revolución tiene la buena suerte de triunfar, hay que cambiar todo de pies a cabeza y al enemigo liquidarlo hasta su total extinción, pues de otro modo, más vale no meterse a hacer revoluciones”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s