La voluntad popular.- O como hacer las cosas bien.

PNR

Plutarco Elías Calles convoca el 4 de marzo de 1929 a la creación de un Instituto político que aglutine los caudillismos regionales y se convierta en un movimiento nacional de lucha por renovar la vida política de México y “…mejorar los destinos de la Patria…”, nace entonces el Partido Nacional Revolucionario que hasta el 30 de marzo de 1938 permaneciera con este nombre. En estos años es Gobernador de Hidalgo el Ing. Bartolomé Vargas Lugo del 1° de abril de 1929 al 31 de marzo de 1933; en los finales de su administración reitera el compromiso adquirido desde su toma de protesta como Gobernador cuando cita: “Traigo el noble propósito de ser justo con todos; no me considero factor de determinada facción política y por lo tanto estoy en condiciones de conceder la razón a quien la tenga, trátese de quien se tratare, ajustando todos mis actos a la ley y siendo severo con aquellos que olvidando sus deberes cometan abusos”. Y en plena efervescencia electoral por la publicación de la convocatoria para las convenciones de los actos preparatorios de las elecciones de los poderes federal emite su MANIFIESTO AL PUEBLO DEL ESTADO DE HIDALGO publicado el 18 de febrero de 1932; parte medular de este (Informe de Gobierno del Ing. Bartolomé Vargas Lugo, 31 de marzo de 1933):

 “Manifiesto: El Partido Nacional Revolucionario, con fecha 21 de enero próximo pasado, lanzó la convocatoria para Convenciones Municipales y Distritales a fin de reorganizar sus Comités Municipales y de Estado, actos preparatorios de las elecciones de Poderes Federales que se realizarán el primer domingo del próximo mes de julio.

Los términos en que está inspirada la convocatoria, hacen honor a nuestro Partido, ya que toda ella no significa más que la previsión del respeto al voto de las mayorías, eliminando de hecho la intervención de las autoridades en la formación de los comités que son como lo expresa la convocatoria, la célula constitutiva del Gran Organismo Nacional, y por lo mismo deberán ser la expresión de la voluntad de las mayorías revolucionarias. La misma convocatoria reclama de las autoridades de los Estados y de los Municipios, colocarse en un absoluto plano de respeto a la voluntad popular, dejando el completo libre juego de las opiniones no sólo de los miembros del Partido Nacional Revolucionario, sino también de sus contendientes.

Además, la convocatoria hace presente el artículo primero de los Estatutos de nuestro Partido, que ordena llevar a los puestos representativos a elementos que por su filiación, idoneidad y moralidad garanticen los postulados de la Revolución y las aspiraciones generales del país.

En una palabra, el Partido en esta ocasión, vuelve, una vez más, a tratar de resolver los problemas políticos con todo desinterés y alteza de miras, buscando con actos que son su mejor prestigio, como es el respeto a la voluntad popular en materia electoral, su más firme arraigo y el progreso y la paz orgánica de nuestro país.

Habiendo comenzado la agitación política en el Estado de Hidalgo toca a mí personalmente, como representante de su Gobierno, exponer sinceramente, con la autoridad que me dan mis antecedentes en nuestros problemas políticos locales, lo que pienso y lo que haré en esta ocasión, en que, si se consigue efectivamente el respeto a la voluntad popular, habremos constituido un verdadero Partido Nacional y fortalecido para siempre la era institucional. Por esta razón deseo manifestar al pueblo de Hidalgo, tener conocimiento de que algunos compañeros míos, que desean ser candidatos a diputados al Congreso de la Unión, toman mi nombre en su propaganda y aseguran contar con mi apoyo. Esto es inexacto; el único interés que yo abrigo, no es respecto a personas; recomiendo que en todos los actos preparatorios a las elecciones y en estas mismas, se convoque a todos los interesados y se respete la voluntad popular de las mayorías; recojo la recomendación de mi Partido de dejar en libre juego las opiniones y por lo tanto, desautorizo a las personas que dicen contar con el apoyo del Gobierno”.

“…Estimo que, para el bien de nuestro Estado, no deben invadirse esas atribuciones; por lo tanto el Gobierno debe dedicarse esencial y preferentemente a resolver sus problemas sociales y económicos. Hasta el presente lo hemos conseguido; Esta obra requiere mi atención personal constante; por esta causa, y estando además, íntimamente unida esta administración al Comité de Estado, deja a éste la absoluta responsabilidad de las próximas elecciones, advirtiendo expresa y terminantemente que me solidarizo con sus actos, pues tengo fe en que, como lo recomienda el Partido, velará por el respeto a la voluntad popular, el mejor sostén de la tranquilidad de México y en que encauzará a la opinión hacia designaciones que reúnan los requisitos de filiación revolucionaria, idoneidad y moralidad que garanticen los postulados de la Revolución y el progreso del país. Pachuca, 18 de febrero de 1932. El Gobernador Constitucional del Estado de Hidalgo. .

ING. BARTOLOME VARGAS LUGO.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s