El Voto de la Mujer

voto-femenino

El 17 de octubre de 1953 se reforman los Artículos 34 y 115 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en los que se reconoce a la mujer como ciudadana de la Republica. Esto en razón de dar cumplimiento a una promesa de campaña del Lic. Adolfo Ruiz Cortines, de ofrecer a la mujer mexicana “ciudadanía sin restricciones y en igualdad de responsabilidades y derechos que el hombre”.
(“Derechos del pueblo mexicano. México a través de sus Constituciones”, Edición de la H. Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión 1994).

Este compromiso de campaña lo obtiene un grupo de las priístas que se lo solicitan a través de la licenciada Margarita García Flores, quien era la directora de Acción Femenil del partido. Ellas, según la versión de la propia García Flores, cuando Adolfo Ruiz Cortines fue nombrado candidato a la presidencia, de inmediato se dieron a la tarea de organizarse para apoyarlo y solicitarle, entre otras cosas, la igualdad de derechos políticos para las mujeres; ella relata cómo se le ocurrió organizar una asamblea de mujeres priístas, para hacerle la petición formal a Ruiz Cortines:
“Da la impresión de que el partido oficial les organizó la asamblea ya que, entre otras cosas, les consiguió las sillas, los autobuses para trasladarse y hasta la gasolina. En realidad, de acuerdo con las fuentes consultadas, se puede suponer que al gobierno le interesaba otorgar el derecho a voto a las mujeres, y como necesitaba que ellas lo solicitaran, les “armó” la reunión”.
La directora de Acción Femenil del PRI en el Distrito Federal de esa época, Marta Andrade del Rosal, recuerda que en el momento en que Ruiz Cortines les ofreció el derecho al voto: “[…] le aplaudimos a rabiar y le gritábamos: repítalo don Adolfo, repítalo, le gritábamos miles de voces. Y él lo repitió caballerosamente”.

Medio siglo después, encontramos releyendo a Germán Dehesa uno de sus tantos artículos periodísticos en que publicara, lo siguiente:
“Por mucho, la gran novedad de nuestra época es la incontenible irrupción de las mujeres; están imparables y me atrevería a decir que vienen en un plan muy peleado.

Es urgente que los hombres entendamos que las mujeres son insumergibles e indestructibles; son, como las nombra una película no demasiado buena, pero dedicada a ellas: “magnolias de acero”. Es decir, poseen las aromadas características de una flor, pero también la enorme resistencia del metal; todo lo embellecen y todo lo resisten…”.

“Por siglos las mujeres dependieron del mundo y el sustento masculinos. Existían millones de Scherezadas que noche a noche tenían que inventarle algo a su sultán particular para ganarse un día más de vida. Con profunda pena, participo al sector masculino que Scherezada ha fallecido. No habrá que llorarla; habrá que festejar el advenimiento de una mujer a la que no le interesa ser esclava, sino que ha preferido “ser”, y esto implica: cultura, mundo, audacia, proyecto de vida y total ausencia de temor a la soledad, esa, que todavía hace algunas décadas era el fantasma que aterrorizaba a las damas.

Ya no. Ahora ellas deciden lo que quieren ser, cómo quieren ser y con quién quieren ser. Ahora de modo incontenible, vienen ocupando espacios en la vida pública que por tanto tiempo les estuvo vedada…”.

“Ni modo, muchachos: ahora nos toca descansar y tejer. ¿Quieres acercarte a una magnolia de acero?… tendrás que aprender y practicar las únicas “debilidades” de las mujeres. Son tres: La ternura; la libertad para reír francamente o llorar sin recatar su pena; y la absoluta disponibilidad ante la belleza y la libertad.

Éstos, y no la violencia, son los únicos caminos legítimos para llegar al corazón de la mujer.
No hay tiempo que perder, el florecimiento de la mujer implica el florecimiento del mundo y el de nosotros mismos, así que No temas florecer”.

Anuncios

Un comentario en “El Voto de la Mujer

  1. Pingback: El Voto de la Mujer | El Fusil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s