“El orden político democrático y la opinión pública.

“El orden político democrático y la opinión pública.

“El orden político democrático”…de la participación ciudadana; una publicación del Instituto Federal Electoral en sus cuadernos de apuntes de cultura democrática No. 2

“El término opinión pública proviene de la Revolución Francesa (1789). Pero, ¿qué quiere decir? Su significado fue cambiando a lo largo de la historia. Hoy la podemos entender como una opinión que se genera y difunde entre los miembros de la sociedad y que se refiere a asuntos de interés general o público. ¿Qué tiene que ver esto con el control del poder y el voto? Muy sencillo, uno de los requisitos de la democracia es ser transparente como una caja de cristal, donde el poder sea ejercido a la vista de la gente para que todos los ciudadanos podamos opinar, criticar, orientar, pedir, proponer y vigilar que los gobernantes se apeguen a la ley.

Para ello es necesario que los ciudadanos nos interesemos y estemos informados del quehacer político. No se puede opinar juiciosamente si uno no está enterado de lo que ahí acontece.

Ahora bien, estar informados no es suficiente para generar una opinión pública libre. Deben estar garantizados ciertos derechos como la libertad de pensamiento, de información, de expresión, de asociación. Así, no debe haber censura ni temor a decir la verdad, y ha de existir la autonomía y la responsabilidad.

Sin embargo, para tener una opinión pública libre y actuante deben cumplirse algunos requisitos más. La información sobre las acciones del gobierno y el debate político se transmiten a través de los medios de comunicación; por eso, los medios deben ser veraces e independientes de los centros de poder, para estar en condiciones de pedir información clara, y, a la vez, rendir cuentas y erigirse en espacios para la discusión de la multiplicidad de puntos de vista sobre los distintos asuntos del interés público. Además, es deseable que existan expresiones informativas diversas con el fin de que los ciudadanos podamos contrastar puntos de vista y formemos nuestra propia opinión.

Por lo que la participación ciudadana como opinión pública es un conjunto de actividades voluntarias a través de las cuales el ciudadano interviene en los asuntos de la comunidad. Gracias a esta participación, formando parte de sindicatos, asociaciones civiles, organizaciones vecinales, partidos políticos, o través del voto, otorgamos o quitamos el apoyo a los gobernantes, protestamos, buscamos soluciones a los problemas, y generamos propuestas.

Muchas veces se piensa que la participación ciudadana consiste sólo en ir a votar; que la única forma que tenemos de participar es eligiendo a nuestros gobernantes. Sin embargo, esto no es así: participar es tomar parte activamente en un espacio social elegido, es moverse por uno mismo.

En los regímenes democráticos se fomenta la participación ciudadana en la esfera pública bajo el principio de que la democracia es el gobierno de todos. Así, la gente conoce y se integra a la actividad política, colabora y se compromete en las decisiones colectivas y en la tarea de gobernar a la sociedad. En los regímenes autoritarios, en cambio, se propicia la no participación de la gente en los asuntos de interés público, se descalifica su opinión sobre todo en la política, la cual se busca reservar a una élite.

Existen distintas formas de participar, de acuerdo con los intereses y gustos de cada uno, el voto es una de ellas” (pero no la única).

“El ciudadano, sin más, se define por su participación en la justicia y en el gobierno”. Aristóteles (384-322 a.C.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s