En el CXLV Aniversario Luctuoso de Don Benito Juárez — El Fusil

“…a los mexicanos de ayer que hicieron posible el México de hoy” en el CXLV Aniversario Luctuoso de Don Benito Juárez… Lo leído y visto hoy en los medios de la presencia de México en los ámbitos internacionales; los ejemplos de la historia y sus semejanzas con estos hechos y que este 18 de julio […]

a través de En el CXLV Aniversario Luctuoso de Don Benito Juárez — El Fusil

En el CXLV Aniversario Luctuoso de Don Benito Juárez

Ralph Roeder Libro

“…a los mexicanos de ayer que hicieron posible el México de hoy”

en el CXLV Aniversario Luctuoso de Don Benito Juárez…

Lo leído y visto hoy en los medios de la presencia de México en los ámbitos internacionales; los ejemplos de la historia y sus semejanzas con estos hechos y que este 18 de julio se cumple el CXLV Aniversario Luctuoso de Don Benito Juárez fueron las razones que atrajeron al “Fusil” para releer a “Juárez y su México” de Ralph Roeder editado en 1972 por el Fondo de Cultura Económica  de México por la Comisión Nacional para la Conmemoración del Centenario del fallecimiento de Don Benito Juárez, con Introducción de Andrés Henestrosa

Esta edición fue preparada y realizada por el fondo de Cultura Económica para Petróleos mexicanos, quien contribuye en esta forma a difundir la obra y las doctrinas del Benemérito de América en el Primer Centenario de su Fallecimiento dedicado a “A México y a los mexicanos de ayer que hicieron posible el México de hoy”  Aquí parte de los textos de las páginas 568 a la 570

“…Cualesquiera que fuesen las limitaciones constitucionales de su cargo, al Presidente nadie le impedía que manifestara iniciativa, inventiva, y autoridad personal, a menos que fueran las limitaciones constitucionales de su carácter, y la propaganda de los recalcitrantes que se empeñaba en pintarlo como un patriota sedentario. A fe de sus allegados, se afirmaba que confiaba implícitamente en sus ministros y participaba sólo pasivamente en las discusiones del gabinete, limitando su intervención a recomendaciones ocasionales, señalando su presencia por su silencio y su silencio por su atención, apenas variada por la peculiaridad que tenía de tabalear los nudillos de una mano con los dedos del otro, martillando penosamente su meditación taciturna. Tanta reserva ante el enigma del porvenir próximo inquietaba a los alarmistas, y por lo tanto la oposición insistió en que el jefe del gabinete fuera un hombre fuerte, capaz de manejar al mandatario y de dirigir la marcha del gobierno! acertadamente en la nueva y exigente fase del destino nacional. El colaborador fuerte y capaz, así impuesto al Presidente, era Manuel Doblado”.

“…Doblado gozaba de un prestigio peculiar. El único prohombre de la Reforma cuya reputación no había sufrido daño con los progresos del movimiento, sus capacidades, que quedaban por corroborar, y que estribaban en las expectativas que su fama despertaba. Solicitado más de una vez para que entrara en el gobierno, se había negado a arriesgar su reputación hasta tener la ocasión de coronarla: los instintos del político y del patriota se equilibraban en su conducta, pero el patriotismo acabó por vencer su prudencia, y en noviembre consintió en sustituir a Zamacona.

Doblado llegaba no con el ánimo de suplantar al Presidente, sino con un propósito mucho más peligroso -el de salvarlo-. Dispuesto a apoyar al jefe del gobierno, sólo por cortesía convino en subordinarse a él; y al aceptar el puesto de jefe del gabinete puso como condiciones previas las manos libres en la designación de sus colegas y en la determinación de la política a seguir. La primera condición suscitó poca discusión, y la segunda quedó en reserva”.

“…Doblado sabía hasta dónde podía llegar y no se atrevió a rebasar los límites permisibles. Al llegar a las grandes cuestiones, el ministro tuvo siempre cuidado de consultar de antemano al Presidente, y las grandes cuestiones no permitían discrepancia alguna de criterio”.

“…Porque las condiciones que dictaban la determinación de la política no dejaban margen al manejo personal. Dos años antes, cuando Ocampo llevaba a cabo la defensa diplomática de Veracruz contra el primer ensayo de intervención europea, su amigo Andrés Oseguera le hizo una observación pertinente. “La conducta de ustedes responde a su pregunta respecto a que los gobiernos de México, cediendo a la fuerza extranjera, no se han sentido hombres de bien. En efecto, la honradez política es de tales quilates que inspira el genio gubernativo a quien carece de todos los conocimientos que son necesarios para formar un completo hombre de Estado.” A mayor abundamiento, la observación era aplicable a la intervención inminente en 1861. Las dimensiones de la crisis superaban a la destreza diplomática. Combinaciones y maniobras, los recursos propios del político profesional, eran inservibles, siendo fuera de escala y desproporcionados a la magnitud del apremio; y el Presidente, por su parte, afrontó la situación con franqueza y dio un ejemplo de honradez política que le acreditaba como hombre de Estado, reconociendo la debilidad del país y la necesidad de acomodamientos y concesiones, y adaptando su política a las realidades indisimulables…”.

5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente

 Dia-mundial-medio-ambiente

Razones y sinrazones

El consumo es el único fin y propósito de toda producción; y el interés del producto debe tenerse en cuenta solo en la medida en que sea necesario para favorecer el del consumidor (…) Pero en el sistema mercantil el interés del consumidor se sacrifica de forma constante al interés del productor: y parece considerarse la producción y no el consumo el fin último y el objeto de toda industria y comercio…” Adam Smith.- La Riqueza de las Naciones, Libro IV, Cap. VIII, 1798; y a más de 200 años esta reflexión la hace suya el presidente estadounidense, Donald Trump, cuando anuncia en rueda de prensa que “…El Acuerdo de París (en el que no cree) debilitaría nuestra economía y los potenciales “obstáculos” que este acuerdo internacional podría suponer para la política económicas domésticas y la soberanía estadounidense…” Así, EEUU abandona este Acuerdo alcanzado en 2015 por 193 países, que establece un calendario de reducción de las emisiones para paliar los efectos del cambio climático en todo el globo.

Y de la Prensa Internacional leemos de Carolina Martín / “El mundo” España:

“Estados Unidos es el segundo mayor emisor del mundo de los gases causantes del efecto invernadero, sólo por detrás de China. El compromiso adquirido por el país norteamericano bajo la presidencia del predecesor de Donald Trump, Barack Obama, era la reducción de sus emisiones antes del año 2025 en entre un 26% y un 28% por debajo de los niveles registrados en el año 2005”. ¿Por qué Trump saca a EEUU del acuerdo? En parte, por electoralismo. El ala llamada ‘globalista’, que lideran el máximo asesor económico del presidente, Gary Cohn -ex número dos del gigante de Wall Street Goldman Sachs- y el secretario de Estado, Rex Tillerson -ex presidente, precisamente, de ExxonMobil- quieren seguir dentro de París. La hija y el yerno de Trump -Ivanka y Jared Jushner, respectivamente- son considerados estos días las personas que tienen en sus manos el fiel de la balanza, informa Pablo Pardo”.

Washington, 2 junio 2017 (Prensa Latina) Por Martha Andrés, parte del artículo. “Para justificar la criticada salida de Estados Unidos del Acuerdo de París, el presidente Donald Trump expuso una serie de argumentos que medios y especialistas califican hoy de erróneos o falsos”“…La medida provocó una lluvia de rechazos dentro y fuera de Estados Unidos, de líderes y organismos mundiales, celebridades, científicos y ciudadanos en general, los cuales defienden el pacto como la mejor vía de unir a la comunidad internacional en la meta común de enfrentar el fenómeno”. “…Pero los medios alertan que el proceso de salir del pacto no es sencillo, pues el proceso de retirada requiere cuatro años para completarse, lo cual significa que no se concretará totalmente hasta después de las elecciones presidenciales de 2020.

“…Michael Burger, director ejecutivo del Centro Sabin para la Ley de Cambio Climático de la Universidad de Columbia, manifestó al diario USA Today que el presidente está equivocado, pues con la medida anunciada ayer la nación queda más expuesta a procesos legales.

La retirada puede crear una mayor probabilidad de éxito en demandas que desafían la inacción del Gobierno, consideró el experto.

Quizás el principal motivo esgrimido por el ocupante de la Casa Blanca fue el impacto económico de cumplir con lo convenido en París, al estimar que para 2040 el Producto Interno Bruto (PIB) tendría pérdidas por tres mil billones de dólares (millones de millones) y se afectarían 6,5 millones de empleos industriales.

Tales cálculos se basaron en un estudio pagado por dos grupos que se han opuesto desde hace mucho tiempo a la regulación ambiental, los cuales obtienen respaldo financiero de aquellos que se benefician de la quema continua de combustibles fósiles, advirtió la cadena CBS”.

“…Su alocución también tuvo críticas para China y la India, al afirmar que el primero de esos países tendrá 13 años para aumentar sus emisiones de gases de efecto invernadero y que el segundo supedita su participación a recibir miles de millones de dólares en ayuda externa de las naciones desarrolladas”.“…Tales errores, y muchos otros que se le achacan a la intervención del republicano, son vistos como un intento infructuoso por justificar una decisión que tiene demasiados detractores y pocos partidarios”. jcm/mar

Comentarios finales

  • El punto 28 del Acuerdo de París indica que cualquier país que haya ratificado el acuerdo, como es el caso de EEUU, solamente podrá solicitar su salida del mismo, tres años después de su entrada en vigor, esto es, el 4 de noviembre de 2019.

  • “Algunos países industrializados envían sus residuos tóxicos a los países poco desarrollados incluso sin que estos sepan que los reciben…Acaso el verdadero desafío ecológico sea por encima de todo un asunto ético…moral…” de la Revista “Desafío ecológico, industria y desechos”, Número 11, Monterrey Nuevo León, México.

“La flamante PETROMEX”

El Fusil

FullSizeRender (5)Para este 18 de marzo y la Conmemoración de la Expropiación Petrolera. Del libro “Defendámonos” de Ignacio Muñóz*

“La flamante PETROMEX”

Antes de que el petróleo fuera nuestro

“Por los años de 1925 a 26 el general Álvaro Obregón, cuya visión comercial es indiscutible, pensó en la necesidad de crear una organización que explotara el negocio de transportes en la Capital y el del petróleo en toda la República, contando con el apoyo decidido de la Federación.

Valiéndose de los buenos oficios del licenciado Gumaro Villalobos, formo aquella agrupación incluyendo en ella los numerosos elementos que formaban las diferentes agrupaciones sindicales de choferes que controlaban las líneas de camiones en esta Capital.

La idea era dar a esa agrupación el carácter de una cooperativa para beneficio directo de los choferes y sus ayudantes, convirtiéndolos más tarde en propietarios de los vehículos que manejaban.

Pero sucedió que por extrañas y tortuosas maniobras…

Ver la entrada original 666 palabras más

“La flamante PETROMEX”

FullSizeRender (5)Para este 18 de marzo y la Conmemoración de la Expropiación Petrolera. Del libro “Defendámonos” de Ignacio Muñóz*

“La flamante PETROMEX”

Antes de que el petróleo fuera nuestro

“Por los años de 1925 a 26 el general Álvaro Obregón, cuya visión comercial es indiscutible, pensó en la necesidad de crear una organización que explotara el negocio de transportes en la Capital y el del petróleo en toda la República, contando con el apoyo decidido de la Federación.

Valiéndose de los buenos oficios del licenciado Gumaro Villalobos, formo aquella agrupación incluyendo en ella los numerosos elementos que formaban las diferentes agrupaciones sindicales de choferes que controlaban las líneas de camiones en esta Capital.

La idea era dar a esa agrupación el carácter de una cooperativa para beneficio directo de los choferes y sus ayudantes, convirtiéndolos más tarde en propietarios de los vehículos que manejaban.

Pero sucedió que por extrañas y tortuosas maniobras. e! licenciado Villalobos fue descartado y la agrupación vino a caer en manos de un grupo de ambiciosos, que formando el llamado “Banco de Transportes” lograron en pocos años eliminar a los infelices choferes adueñándose de casi todos los: camiones que ,prestan servicios de comunicaciones en esta metrópoli.

Un verdadero monopolio disfrazado de desinteresado movimiento proletario, se escondió en las obscuras combinaciones de dicho banco que apartándose aún de los más elementales principios de patriotismo, después de amasar varios millones con el monopolio verificado por ellos, llegaron a la audacia de convertirse en los representantes de compañías petroleras americanas como la “Red Crown” de California, olvidando, con una yankofilia censurable, el verdadero propósito que guió al Gral. Obregón cuando bajo su se iniciara la organización a la que venimos refiriéndonos.

El Banco de Transportes no vacilaba en traer la gasolina de los Estados Unidos para competir con el producto similar de México.

¡El pochismo desarrollado hasta su máxima expresión y puesto al servicio del capitalismo yankee aún para establecer competencias difíciles para la economía nacional!

¡La torpeza llevada hasta lo increíble por hombres cuyo mercantilismo llega hasta el grado de traer gasolina: extranjera a Méxi.co, verdadero país de fama universal como productor de dicho combustible!

Torcidas las intenciones del plan inicial en la forma que ya vimos, el gobierno volvió a pensar en la necesidad de crear un organismo que explotara la producción petrolera de los terrenos nacionales, con el apoyo oficial. Entonces surgió la “Petromex”.

Todo género de facilidades fueron otorgadas a esta nueva empresa que en poco tiempo suscribió un fuerte capital recibiendo, como aportación del gobierno cuantiosos terrenos con pozos petroleros perforados y muchos de ellos en producción.

Al frente de “Petromex” ‘desfilaron, políticos conocidos siendo éste el error capital y frecuente que ha dado al traste con cualquier intento noble y patriótico.

El Lic. Villa Michel pasó por ahí sin dejar naturalmente la huella de una obra encomiable, y después el Ingeniero Dn. Pascual Ortiz Rubio que fuera Presidente de]a República y que apoyara nuestra primera .”Exposición Viajera de Productos Nacionales” expidiendo calurosas recomendaciones a nombre del que esto escribe, bajo la presión de quién sabe qué extrañas influencia llegó a derribar de un solo golpe toda la obra elaborada acuciosamente por el gobierno para independizar a la producción petrolera de la extranjera explotación.

En efecto. La “Petromex” celebró un contrato con un judío llamado Sam Katz, para que este individuo, con el carácter de concesionario, verificara la explotación de los terrenos petroleros nacionales. Y por ese bochornoso contrato ultraleonino y fuera de toda equidad comercial, Sam Katz, el judío de que se trata, obtenía nada menos que el setenta por ciento de la producción total del petróleo extraído de los terrenos nacionales, dejando a la “Petromex”, casi a guisa, de bocado miserable el treinta por ciento de de la citada producción.

¿De qué sirve -nos hemos preguntado- cualquier esfuerzo desarrollado en beneficio del país y en pro de la nacionalización de nuestras riquezas, si cualquier funcionario miope es capaz, por ingenuidad, aún de comprometer la Soberanía.Nacional poniendo en manos de un judío sin patria ni bandera, un filón tan rico tal como la explotación del petróleo.

¡Queremos creer en la falta de malicia del St., Ortiz Rubio, porque si así no fuera se haría necesario considerarlo como un como traidor!”

*Nota: Ysla Campbell y María Rivera en su libro “Textos para la literatura Chihuahuense” tomo V publicado por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez nos dice de Ignacio Muñoz que fue un conspirador Constitucionalista, participó en la Guerra contra el Gobierno Norteamericano, participó en “Plán de San Diego; y con una mirada subterránea de la historia fue también cronista de hechos inusitados de la Revolución, que pocos escritores de la época recogieron Sus publicaciones se dan en los años 20/30 del siglo pasado, “La verdad sobre los gringos”, La Hidra Roja”, “Ídolos de Barro” y “Defendámonos” cuyo apartado “ “La Flamante Petro-Mex” pag. 59, reproducimos, así como la portada original del libro.

Ya hubo una vez un Presidente de México…

juarez-carta

Ya hubo una vez un Presidente de México…Que así contestó una carta venida del extranjero.

Final del documento: “…Tengo necesidad de concluir por falta de tiempo, y agregaré sólo una observación. Es dado al hombre, señor, atacar los derechos ajenos, apoderarse de sus bienes, atentar contra la vida de los que defienden su nacionalidad, hacer de sus virtudes un crimen y de los vicios una virtud; pero hay una cosa que está fuera del alcance de la perversidad, y es el fallo tremendo de la historia. Ella nos juzgará”.

“Soy de usted atento y seguro servidor”.

Benito Juárez

Maximiliano y Carlota, después de visitar al Papa, se embarcan en Trieste rumbo a México, en la fragata “Novara” (la misma que tres años más tarde, regresará a Europa el cadáver de Maximiliano). El 28 de mayo llegan los príncipes al puerto de Veracruz donde son acogidos con más curiosidad que entusiasmo. Sus altezas imperiales hacen su entrada en la Cd. de México el 12 de junio, donde, una de sus primeras providencias de Maximiliano es asignarse un sueldo de millón y medio de pesos anuales, y otorga a Carlota otro de doscientos mil al año. Un indicio del dislocamiento que siempre sufrieron las finanzas durante el imperio. Y, por cierto, a Napoleón III la aventura monárquica le costó más de mil millones de francos y la vida de muchos soldados. Maximiliano, en un intento por reconciliar los intereses con los de la República, escribe al patriota mexicano invitándole a colaborar con él. Juárez rechaza tal invitación en una carta memorable que escribe desde Monterrey. Dicha carta, según el criterio del Ing. Jorge L. Tamayo, debe ser considerada auténtica a pesar de que no concuerda con la estancia de don Benito en la Sultana del Norte, en virtud de que la fecha que se le atribuye a esta misiva es la de su publicación en un diario de los Estados Unidos.

La Carta: Monterrey, N. L., marzo 28 de 1864.

Muy respetable señor:

“Me dirige V. particularmente su carta del 22 del pasado, fechada a bordo de la fragata “Novara” y mi calidad de hombre cortés y político me impone la obligación de contestarlas, aunque muy de prisa y sin una redacción meditada, porque ya debe V. suponer que el delicado e importante cargo de Presidente de la República, absorbe casi todo mi tiempo, sin dejarme descansar de noche. Se trata de poner en peligro nuestra nacionalidad, y yo, que por mis principios y juramentos soy el llamado a sostener la integridad nacional, la soberanía e independencia, tengo que trabajar activamente, multiplicando mis esfuerzos para corresponder al depósito sagrado que la nación, en el ejercicio de sus facultades, me ha confiado. Sin embargo, me propongo, aunque ligeramente, contestar los puntos más importantes de su citada carta. Me dice V., que abandonando la sucesión de un trono en Europa, abandonando su familia, sus amigos, sus bienes y lo más caro para el hombre, su patria, se han venido V. y su esposa doña Carlota, a tierras lejanas y desconocidas, sólo por corresponder el llamamiento espontáneo, que le hace un pueblo que cifra en V. la felicidad de su generosidad, y por otra parte ha sido verdaderamente grande mi sorpresa al encontrar en su carta la frase: “Llamamiento espontáneo”, porque yo ya había visto antes, que cuando los traidores a la patria se pre- sentaron en comisión por sí mismos en Miramar, ofreciendo a V. la corona de México, con varias cartas de nueve o diez poblaciones de la Nación, V. no vio en todo eso más que una farsa ridícula, indigna de ser considerada seriamente por un hombre honrado y decente. Contestó V. a todo eso habiendo una voluntad libremente manifestada por la Nación; como resultado de un sufragio universal: esto era exigir una imposibilidad; pero era una exigencia de un hombre honrado”.

“¿Cómo no he de admirarme ahora viéndole venir al territorio mexicano sin que se haya adelantado nada respecto a las condiciones impuestas? ¿Cómo no he de admirarme viéndole aceptar ahora las ofertas de los perjuros y aceptar su lenguaje, condecorar y poner a sus servicios a hombres como Márquez y Herrán, y rodearse de toda esa parte dañada de la sociedad mexicana?”

“Yo he sufrido, francamente, una decepción; yo creía a V. una de esas organizaciones puras, que la ambición no alcanzaría a corromper”.

“Me invita V. a que venga a México, ciudad donde V. se dirige, a fin de que celebremos allí una conferencia, en la que tendrán participación otros jefes mexicanos que están en armas, prometiéndonos a todas las fuerzas necesarias para que nos escolten en el tránsito y empeñando como seguridad y garantía su fe pública, su palabra y su honor. Imposible me es, señor, atender a ese llamamiento; mis ocupaciones nacionales no me lo permiten: pero si en el ejercicio de mis funciones públicas yo debiera aceptar tal intervención, no sería suficiente garantía, la fe pública, la palabra y el honor de un agente de Napoleón, de un hombre que se apoya en esos afrancesados de la nación mexicana, y del hombre que representa hoy la causa de una de las partes que firmaron el tratado de la soledad.

“Me dice usted que de la conferencia que tengamos en el caso de que yo la acepte, no duda que resultará la paz y con ella la felicidad del pueblo mexicano; y que el imperio contará en adelante, colocándome en un puesto distinguido, con el servicio de mis luces y el apoyo de mi patriotismo. Es cierto, señor, que la historia contemporánea registra el nombre de grandes traidores que han violado sus juramentos y sus promesas, que han faltado a su propio partido, a sus antecedentes y a todo lo que hay de sagrado para el hombre honrado; que en estas tradiciones el traidor ha sido guiado por una torpe ambición de mando y un vil deseo de satisfacer sus propias pasiones y aun sus mismos vicios; pero el encargado actualmente de la Presidencia de la República, salido de las masas obscuras del pueblo, sucumbirá (si en los juicios de la Providencia está determinado que sucumba), cumpliendo con un juramento, correspondiendo a las esperanzas de la Nación que preside y satisfaciendo las inspiraciones de su conciencia”.

“Tengo necesidad de concluir por falta de tiempo, y agregaré sólo una observación. Es dado al hombre, señor, atacar los derechos ajenos, apoderarse de sus bienes, atentar contra la vida de los que defienden su nacionalidad, hacer de sus virtudes un crimen y de los vicios una virtud; pero hay una cosa que está fuera del alcance de la perversidad, y es el fallo tremendo de la historia. Ella nos juzgará”.

“Soy de usted atento y seguro servidor”.

Benito Juárez

*“Juárez, México y el Mundo por Rafael Avalos Ficacci, editado por P.I.P.S.A. 1972